Las cinco variedades que definen a Viñedos Rhey

Se dice que el vino es cultura, y a través del vino se puede conocer interesantes lugares y civilizaciones.

En nuestro caso estamos definidos por nuestra ubicación en Cuarte de Huerva, junto al monasterio de Santa Fe y rodeados de 15 hectáreas compuestas por Syrah, Cabernet, Merlot, Tempranillo y Garnacha.

Queremos aprovechar estas líneas para hablaros de los orígenes y tipo de uva que tenemos, ya que creemos que es una buena manera de inaugurar este blog.

Comenzaremos remontándonos a la edad media, donde nace la relación de la vid con los monasterios, un patrón que esta bodega cumplió.

Uno de los motivos principales de la ubicación de Rhey se rige por las fértiles tierras cercanas al Monasterio de Santa Fe. En la edad media se incrementó el Cristianismo en Europa haciendo que aumentaran la construcción de catedrales, iglesias y monasterios rodeadas de un viñedo.

En muchas regiones vinícolas de España, los monjes de los monasterios fueron los verdaderos divulgadores del vino en la sociedad. Las instituciones eclesiásticas poseían tierras de cultivo, mano de obra y el conocimiento para su tratamiento y elaboración del vino, el cual guardaban para la sagrada eucaristía, lo vendían o lo usaban para evitar contagios de enfermedades como la peste.

Los que mas influyeron en la elaboración del vino y el cultivo de las vides fueron los Benedictinos y Cistercienses, dejando así algunos de los viñedos más prestigiosos del mundo para las futuras generaciones.  

Vista viñedos Rhey

En el caso de Bodegas Rhey no fue ningún monje quien planto estas vides, si no una persona enamorada del campo, donde cada año divisa los primeros brotes hasta que aflora el fruto, sufriendo luego la transformación a vino y esperando su siguiente renacer. Y estas etapas las podemos disfrutar en nuestras cinco variedades:

 

Syrah

Se considera de las mas antiguas del mundo, de maduración precoz, facilidad en su cultivo y de las más resistentes a enfermedades. Con su rojo brillante y oscuro desprende un amplio rango de sabores y aromas, desde violetas, chocolate, pimienta negra etc… consiguiendo vinos con mucho cuerpo.

Los vinos de este tipo de uva envejecidos en barrica de roble americano y francés no toman mucho aroma a madera pero si bien es cierto que el cuero, ahumado y notas ligeras de vainilla se unen en cada botella de vino Syrah Crianza.

 

Merlot

El merlot es la variedad de uva más extendida en el mundo junto a la Cabernet Sauvignon. Tiene su origen en el sudoeste de Francia.

Sus bayas redondeadas y de tamaño uniforme, su color oscuro y su aroma intenso y elegante, hacen del Merlot un vino con clase y de los mejores valorados a nivel mundial. Es una variedad muy adecuada para la elaboración de vinos jóvenes.

Sus aromas de cassis, grosellas, moras u otros frutos rojos lo hacen un vino fácil de beber

 

Cabernet

El Cabernet Sauvignon es originario de la zona de Burdeos (Francia) y  una de las variedades más plantadas por todo el mundo, debido a su capacidad de adaptación a diferentes suelos y climas, dando como resultado una gran calidad en sus uvas y vinos.

Los racimos son muy pequeños con tamaño de bayas muy uniforme, y los aromas que despende en sus vinos al comienzo recuerdan a la grosella, ciruela, fruto rojo etc… mientras que cuando ya pasan a barrica aparecen otros como el chocolate o el tabaco.  

El Cabernet puede carecer de suavidad en algunos casos, por eso se realizan coupage con otras variedad como puede ser el Merlot o Syrah

 

Tempranillo

Es una variedad de uva tinta cultivada extensamente para producir vinos tintos con cuerpo, es la más importante para los viticultores españoles.

Este tipo de uva es un híbrido surgido de la combinación de una uva blanca llamada Albillo Mayor originaria de la Rioja y la Benedicto, una variedad tinta de nuestra tierra Aragón.

En boca aparecen sabores como la ciruela o la cereza cuando son mas jóvenes, o del cuero y la vainilla cuando esta mas envejecido.

 

Garnacha

Por último la garnacha, variedad de las más importantes en nuestro país produciendo vinos intensos con un color atractivo. Es una cepa de origen aragonés, cuyos racimos son de tamaño medio-grande y muy compactos. Su color rojo violeta oscuro puede variar con el clima o el suelo.

Resistente al viento y a la sequía, y adaptable a cualquier tipo de suelo, pero muy sensible a la oxidación. Sus aromas frescos y aromáticos recuerdan entre otros a la frambuesa, la manzana y la mora.

El vino lleva siglos conviviendo con nuestra civilización, cuentan que Noe fue el primero hombre en labrar la tierra, plantar una vid y probar el vino. Desde entonces, el vino siempre ha estado ligado a momentos de reunión y celebración, y en Bodegas Rhey tenemos la gran suerte de poder ofrecer un espacio donde poder hacerlo y desde donde disfrutar de los bonitos paisajes que el viñedo nos deja.